2622430412

Compartí la noticia

Se trata de “Las Tutis en vos”, creado por Griselda Castellanos y Fernanda Regazzoni, dos pacientes recuperadas. Ofrece vinchas, turbantes, gorros, sombreros, pensados para hombres y mujeres que padecen esta enfermedad. Dicho proyecto de reconocimiento fue impulsado por la senadora Cecilia Cannizzo.

Griselda Castellanos y Fernanda Regazzoni son las creadoras de “Las Tutis en vos”, un emprendimiento mendocino de accesorios para pacientes oncológicos inspirado en su propia experiencia. La marca comenzó en plena pandemia, en mayo del año pasado.

Tanto Griselda como Fernanda tuvieron cáncer de mama, y ambas se enfrentaron a la misma situación mientras transitaban la enfermedad: no encontraban accesorios adecuados que las ayudaran a sentirse mejor cuando se les cayó el cabello por el tratamiento. Ante eso surgió la idea de “Las Tutis en vos”, una línea que ofrece vinchas, turbantes, gorros, sombreros, pensados para hombres y mujeres y para las más variadas ocasiones. La idea es acompañar este duro proceso desde lo emocional, y hacerlo más llevadero y más humano.

Por todo esto, fue que la senadora provincial Cecilia Cannizzo decidió reconocer esta hermosa labor, en la que ambas mujeres demuestran su desempeño, amor, esmero, dedicación puestos en este emprendimiento, que apunta a la innovación de productos y accesorios de la estética oncológica.

Durante el acto, la senadora Cecilia Canizzo fue la encargada de dar la apertura al evento. Explicó cómo fue que conoció a Griselda y a Fernanda “Cuando estábamos en Pandemia, me tocó dar una charla durante el mes para sensibilizar sobre el cáncer de mama y así fue que conocí a las chicas quienes le ponen mucha fuerza a la vida. Por todo esto es que les agradezco lo que hacen, por la solidaridad y por la empatía”.

Luego, Griselda Castellanos explicó que ha sido un largo camino el que han tenido que recorrer para llegar hasta acá. “El cáncer ha sido una enfermedad que ha atravesado la historia de mi familia a través de varias generaciones. He convivido con esa palabra y con esa enfermedad y la diferencia es que yo estoy hoy acá”.

Por esto es que, entre lágrimas manifestó que sintió que debía cumplir con una misión, ya que la vida le había dado una segunda oportunidad “y la misma estaba vinculada a llevar adelante este gran proyecto colaborativo y este hermoso emprendimiento”.

Posteriormente, habló Fernanda Regazzoni, quien contó una de las experiencias que le tocó vivir con una persona que las contactó para adquirir sus productos “Fue muy similar a lo que viví cuando atravesé esta enfermedad, en octubre del año pasado”.

Puso en valor que este espacio, sirva para ayudar a pacientes oncológicos, ya que con este proyecto hacen que estas personas tengan fe y esperanza a atravesar este duro momento.