2622430412

Compartí la noticia

La investigación por el crimen de Fabián Gutiérrez continúa con las pericias a su celular, así como el de los imputados Facundo Zaeta (19), Facundo Gómez (20), Pedro Monzón (18) y Agustín Zaeta (23) a quien se le dictó falta de mérito. El teléfono del asesinado ex secretario de Néstor y Cristina Kirchner fue enviado por Gendarmería Nacional para su análisis junto con el de los imputados, pero solo el envoltorio que contenía el suyo fue abierto, mientras que el del resto estaba en perfecto estado.

Sabrina Mansilla, abogada del estudio de Carlos Telleldín, defensor de Zaeta junto a Carlos Muriete, presenció la apertura de los sobres y la firma de la mencionada constancia. Según se pudo conocer de manera extraoficial, desde el Juzgado aseguraron que el motivo de este sobre roto es a causa de la búsqueda de huellas en el aparato. Entendidos del tema aseveraron que debió realizarse un nuevo sellado y lacrado antes de enviarlo a Buenos Aires. ¿El motivo? Las defensas de los imputados podrán pedir la nulidad de toda la información que contenga el celular.

Los sobres con los teléfonos celulares de los imputados y de la víctima arribaron en la mañana de este miércoles a Buenos Aires para ser analizados por Gendarmería Nacional (GNA) en la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses y desde allí  notificaron que el envoltorio que contenía el  iPhone de Gutiérrez llegó roto pero no así el resto.

El sobre que llevaba el Samsung J4 Core de Monzón llegó con el “envoltorio cerrado”, como el papel que transportó el  iPhone 8 Plus de Gómez; y los IPhones de Facundo Zaeta y su hermano, Agustín. En el acta, peritos además detallaron que el sobre en el que iba el  iPhone de Gutiérrez “se encuentra abierto en uno de sus extremos”.

Las pruebas pueden haber sido vulneradas. Esto se sabrá el viernes, cuando GNA termine de analizar el teléfono. En el hipotético caso de que registren datos borrados, el Tribunal Superior de Justicia debería abonar unos 4 mil dólares para que la Fuerza Nacional pueda llevar a cabo la recuperación por los medios formales a través de Apple.

El celular de Gutiérrez tuvo llamadas entrantes el último 3 y 4 de julio (no contestadas), cuando su propietario ya estaba muerto o al menos maniatado y golpeado por los imputados. También registraron conexión de datos. El aparato fue encontrado el mismo día de la desaparición del empresario, el 3 de julio, tras la geolocalización.

La Comisaría Segunda lo incautó en una inspección ocular realizada a las 16.30 en una obra en construcción ubicada en Raimundo Freile, manzana 106, lote 2, en el barrio 50 Viviendas. Hubo dos testigos, una joven estudiante llamada Romina (25) y un joven de nombre Oscar (28), empleado municipal. 

El iPhone estaba prendido. “Al buscar indicios papiloscópiscos se logró revelar dos parciales de rastros dactilares en el sector superior de la pantalla”, consta en el expediente. Luego se documentó mediante macrofotografía y se lo guardó en un sobre de papel madera “con su correspondiente cadena de custodia, siendo éste previamente rotulado, posterior cerrado y firmado por ambos testigos hábiles”. El mismo sobre -se supone- que llegó abierto este miércoles a Buenos Aires.