2622430412

Compartí la noticia

El equipo de trasplante renal del Garrahan intervino a un adolescente de 14 años que se convirtió en el paciente número 1000 en ser trasplantado en el hospital desde su fundación en 1987. El Garrahan realiza el 55% de los trasplantes pediátricos de órganos sólidos del país.

Este hito se consiguió gracias al trabajo coordinado entre varios sectores del Hospital, como los servicios de Nefrología, Urología y Cirugía Vascular Periférica, y junto al personal de Enfermería, Centro Quirúrgico, Laboratorios, Salud Mental y Servicio Social. De esta manera, el Garrahan reafirma su lugar como uno de los centros de salud referentes en materia de trasplante pediátrico.

“El Hospital Garrahan realiza el 55% de los trasplantes pediátricos de órganos sólidos del país, alcanzando un total de 2804 trasplantes desde su fundación. Esta cifra sigue siendo un orgullo para nuestra institución como también una gran responsabilidad de seguir ocupando un rol de referencia en la salud pediátrica de Argentina apostando permanentemente a tratamientos de alta calidad”, celebró Guillermo González Prieto, presidente del Consejo de Administración del Garrahan.

Por su parte, Patricia García Arrigoni, directora médica ejecutiva del hospital destacó: “Este es un hito de mucho prestigio para nuestro hospital y nos llena de orgullo que el trabajo diario de nuestro personal haya impactado en la calidad de vida de tantos niños, niñas y adolescentes a lo largo de estos 34 años. Muchos pacientes gracias a estos trasplantes pudieron llevar vidas más simples, sin diálisis, haciendo deporte, pudiendo cumplir proyectos e incluso ser madres y padres”.

Y agregó: “La equidad implica que las y los pacientes pediátricos puedan desarrollar la plenitud de su salud. Desde su comienzo, el hospital puso a disposición las mismas oportunidades para todos los niños, niñas y adolescentes en situaciones de salud desfavorables. En este tipo de casos, los trasplantes representan la posibilidad de una vida de mayor calidad”.

En más de la mitad de las y los niños trasplantados, la malformación renal y de la vía urinaria es la causa más frecuente de enfermedad renal crónica y necesidad de trasplante. La segunda, en un 11% de los casos, es el síndrome urémico hemolítico, y la tercera, en un 10%, es la glomeruloesclerosis.

De los 1000 pacientes con disfunción renal crónica que precisaron ser trasplantados, 558 eran niños y 442 niñas: el 95% recibió un primer trasplante, el 4,9 % un segundo, y una niña su tercer trasplante.