2622430412

Compartí la noticia

La comisión de Salud de la Cámara de Diputados, que preside Hebe Casado (PRO), comenzó el tratamiento del proyecto de  Ley de Paola Calle (FdT-PJ),que promueve  la prevención de patologías  transmitidas por comestibles cárneos, como el Síndrome Urémico Hemolítico, Triquinosis, Salmonelosis, entre otras enfermedades  transmitidas por alimentos (ETA) y que tienen gran impacto sanitario.

Con esa finalidad, se propone establecer la obligatoriedad de exhibir en carnicerías y comercios dedicados a la venta de carne, en lugares visibles para el consumidor en caso de poseer la Autorización al Establecimiento para el picado o triturado de carne fresca fuera de la vista del interesado, o bien, en caso de no contar con dicha autorización la  leyenda: “Prohibida la exhibición de carne picada. Exija que la carne sea molida a la vista y al momento de ser adquirida”.

La exposición de cartelería en los establecimientos de venta de carne “se orienta a mejorar las buenas prácticas de higiene y manipulación de la carne en el comercio minorista, promoviendo información al consumidor a efectos de disminuir el riesgo de infección por consumo de carne bovina molida”, explicó.

La legisladora, autora del proyecto, informó a sus pares que, en el caso del Síndrome Urémico Hemolítico se trata de “una bacteria que se aloja en las heces de la vaca y se transmite al ser humano por contaminación cruzada”, señalando que los más afectados por esta enfermedad son “los menores de cinco años y los adultos mayores”.

Detalló que en el caso de tratarse de carne  molida, “las posibilidades de contaminación se acrecientan porque en algunas carnicerías se hace con varios pedazos de distintos cortes de carne”,  por lo que consideró prudente “informar a la población sobre la necesidad de dar a la carne en general y a la molida y los embutidos en particular, una buena cocción”.

“La bacteria del SUH se pega a la superficie de la carne, al molerse la carne la bacteria es introducida dentro de la misma y es más difícil que la cocción la destruya. Por este motivo los alimentos con carne picada son los considerados de mayor riesgo”, aseguró.

“Dentro  de las ETA, el SUH constituye la primera causa en nuestro país de insuficiencia renal aguda en lactantes y niños de primera infancia y la segunda causa de enfermedad renal crónica”, indicó.

Sobre este último punto la diputada Calle señaló que según  el Código Alimentario Argentino en su artículo 255 – (Res. Conj. SPRyRS y SAGPyA Nº 79 y 500/04) “se define que debe  prepararse en presencia del consumidor, salvo aquellos casos en que por la naturaleza de los establecimientos o volumen de las operaciones sean autorizados expresamente por la autoridad competente”.

Según se detalla en los fundamentos de la pieza legislativa, “las  enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA) constituyen un importante problema de salud a nivel mundial. Las mismas son provocadas por el consumo de agua o alimentos contaminados con microorganismos o parásitos, o bien por las sustancias tóxicas que aquellos producen. La preparación y manipulación de los alimentos son factores claves en el desarrollo de las ETA, por lo que la actitud de los consumidores resulta muy importante para prevenirlas”.

Y agrega que “las estadísticas elaboradas por el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmitidas por Alimentos indican que prácticamente el 40% de los brotes de ETA reportados en la Argentina ocurren en el hogar”, por lo que consideró de “vital importancia concientizar a los expendedores y consumidores de carne sobre el riesgo potencial de contraer enfermedades asociadas”, tal el caso de Síndrome Urémico Hemolítico.